Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘venus’

Happy Days

En uno de mis habituales viajes a Valladolid, casi llegando, se me enganchó la mirada una vez más en ese cartel que pone “Olimpo”. ¡Zas! Curiosidad al canto.

¿Por qué tantos clubes de alterne tienen que ver con la mitología griega? ¿Qué guardan ahí dentro?

Lo he pensado muchas veces. Pero al llegar a mi destino la cordura suele volver a posárseme y lo olvido.

Sabía que llegaría este momento. Hoy, el capricho de husmear me ha puesto contra las cuerdas. Tras un pequeño recorrido por la guía Alterning aprendí que la curiosidad mató al gato. Pero después de deleitarme con el ingenio de los dueños del Club El Conejo de la Suerte, Tris Tras, Happy Days, etc., el gato se vino arriba:

Seis Club Venus, cuatro Olimpos, dos Bacos, dos Heros, dos Delfos, dos Ninfas, un Nereida, un Acrópolis, un Selene, un Diana, un Ulises, un Tritón y un Caronte. ¡25! Y no están todos los de España. Algunos, por pudor o desinformatización, no están registrados. Más bien lo segundo. Deduzco.

Veo lógico los tópicos. En toda buena ciudad no puede faltar un Olimpo o un Venus. Pero… ¿Caronte? ¿Delfos? ¿Tritón? ¿Baco?

Club Caronte

Ya hay que ser valiente. Caronte era el barquero del infierno, el encargado de guiar las almas de los difuntos de un lado a otro del río Aqueronte o la laguna Estigia (dependiendo de los textos).

Era un viejo muy avaro y sólo transportaba a los que tuvieran una moneda para pagar el crucero. Por eso, en la Antigua Grecia, los cadáveres se enterraban con una moneda debajo de la lengua o cubriéndoles los ojos.

Los que no podían pagar el viaje estaban condenados a vagar cien años por la orilla hasta que el buen hombre decidiera portearlos sin cobrar.

Flaco, gruñón y desagradable. Así era el hombre que transportaba los muertos al inframundo. Se podría decir: de oficio, enterrador. ¿Quiere pasar?

Club Delfos o Delphos

Curioso por su poca relación con el tema que envuelve. Delfos estaba en Grecia, al pie del monte Parnaso. Y allí se encontraba un oráculo, protegido por la serpiente Pitón. A ésta la mató el dios Apolo tal y como había predicho una de sus profecías. Más tarde, el oráculo de Delfos fue un gran recinto dedicado al dios. En el centro tenía un gran templo al que acudían los griegos para que los dioses resolvieran sus preguntas. Así que pregunto… Club Delfos, ¿por qué?

Apolo matando a la Pitón

Club Tritón

Tritón es un dios mensajero de las profundidades marinas. Hijo de Poseidón y Anfitrite. Se suele representar mitad hombre mitad pez. Ya están los malos pensamientos. Con torso humano y cola de pez. Algo así como una sirena masculina. Un reclamo un tanto especial.

Club Baco

Llegamos al más acertado. Baco, dios del vino, instigador de las bacanales, de la pasión carnal.

También es conocido como el ‘Libertador’. Libera a uno de su ser moral mediante la locura, el éxtasis o el vino.

Su misión era crear música con el aulos (instrumento típico) y acabar con las preocupaciones.

Personalmente, éste me convence más.

¿Brindamos?

Anuncios

Read Full Post »

Afrodita (Venus) es la diosa del amor. Por disposición de Zeus, se casó con Hefesto (Vulcano), dios de los metales, experto en el manejo del fuego y la fragua. Éste era cojo y siempre estaba sudoroso debido a su trabajo, en definitiva, era el dios menos agraciado. A Vulcano se lo suele representar como un obrero con barba, con un manto corto que le cubre un solo hombro y en las manos unas tenazas y un martillo.

Con tal panorama, se veía venir alguna que otra infidelidad por parte de la diosa más bella del Olimpo. Una de ellas fue con Ares (Marte), dios de la guerra, apuesto y vigoroso. Es un dios que disfruta en las batallas, reparte caprichosamente su apoyo indiferente a la justicia; por ello, es poco apreciado por el resto de los dioses.

De esta unión nació Cupido, el nombre del amor carnal. Eros (Cupido) siempre va armado con flechas, lanza las de oro a las parejas que inspira amor y las de la punta de plomo a las que castiga con desamor. Aunque Cupido como personaje en sí sea solamente uno, pueden aparecer varios como alegoría del amor.

Venus y Marte, Boticelli, 1483

Ares y Afrodita atrapados por la red de bronce

Los encuentros del adulterio tenían lugar de noche, cuando Apolo (relacionado con Helios, dios el sol) brillaba por su ausencia. Un día los amantes se demoraron más de lo debido y éste los pilló. Helios fue corriendo a la fragua para poner en previo aviso al marido de Venus, quien elaboró una minuciosa venganza de bronce. Con sus habilidades de orfebre realizó una finísima red, inapreciable a simple vista, pero irrompible, y la colocó en el lecho de los amantes.

Al día siguiente, fingió un viaje y se dispuso a la espera de la traición. Efectivamente, Venus y Marte no tardaron mucho en caer en la trampa. En cuanto se acostaron, Hefesto tiró de la red y los aprisionó, mostrando la infidelidad de su esposa al resto de dioses del Olimpo. Todos rieron ante el bochornoso espectáculo.

Giordano, 1670

Read Full Post »